08.12.2011

Javier Lozano

Su estancia en Berl√≠n (lleva ya m√°s de un a√Īo en la ciudad alemana) ha definido a√ļn m√°s su potencial y descaro, que no dejan a nadie indiferente. Provocativo, antip√°tico, pero seductor, engancha porque sus mundos no son este; tan incongruentes como este, pero ciertamente menos hip√≥critas. Javi Lozano es ya una de las se√Īas de identidad de nuestra galer√≠a.

Su mundo resulta tan alternativo como hipnotizador. Peque√Īos monstruos habitan su imaginaci√≥n; crueles pero rodeados de flores; despiadados pero sonrientes; absurdos, pero que nos devuelven im√°genes reales de lo que sucede en nuestro entorno; seres hermafroditas cuyas insaciables apetencias sexuales y sentimentales han propiciado una mutaci√≥n: cabezas convertidas en corazones; animales salvajes doblegados por una flecha amorosa y m√≠stica.

 

El orgullo ‚Äėfreak‚Äô tiene en Javier Lozano un aliado: todos nos sentimos m√°s sexys gracias a su trabajo art√≠stico.