22.02.2012

Óscar Martín

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0

Óscar Martín. Palencia, 1977. Diplomado en Arquitectura de Interiores por la Escuela de Arte 4 de Madrid y Máster en Diseño de Iluminación Arquitectónica por la Universidad Politécnica de Madrid. Su obra artí­stica está basada en el dibujo y la instalación, utilizando sobre todo el papel como soporte primario. El trabajo de Óscar hace especial hincapié en el proceso de dibujo como medio de expresión inmediato a modo de diario personal donde profundiza en la relación entre imágenes y texto. Utiliza el lápiz como un instrumento musical del que se desconocen los acordes, pero que sirve para generar texturas sonoras, emociones y ruido de una manera instintiva y primitiva.

Para su serie de dibujos “Hotel Empire o ya no significas nada par mí” ha creado un imaginario personal que combina iconos extractados de la cultura televisiva de su infancia, en los años ochenta, con el tempo de bandas de música independientes de los noventa, en su adolescencia, e imágenes derivadas de su entorno actual. Todo ello configura un universo personal que ayuda al autor en su camino a la madurez, utilizando el dibujo como medio para asimilar experiencias vividas. Por eso, cada una de sus obras tiene algo de narrativo, a medio camino entre una realidad pasado-presente-futuro con tintes oníricos, de manera que la nostalgia del pasado se entrecruza con los miedos y esperanzas del futuro.

El trabajo elaborado para “Hotel Empire o ya no significas nada para mí” juega con la inmediatez que el dibujo proporciona. No como una técnica de tránsito sino como opción de obra final. El dibujo como medio de expresión artística sincero y frágil, donde los volúmenes planos toman vida a través de las texturas. El proceso de dibujo se concreta como medio de expresión inmediato a modo de diario personal, en el que se experimenta con los materiales y la relación entre imágenes y texto; y se utiliza el lápiz como un instrumento musical del que se desconocen los acordes pero que sirve para generar texturas sonoras, emociones y ruido de una manera instintiva y primitiva.

El artista ha creado un imaginario personal inspirado en el cómic que combina iconos extraí­dos de la cultura televisiva de su infancia, en los años ochenta, el tempo de bandas de música independientes e imágenes derivadas de su entorno actual. Todo ello configura un universo propio que ayuda al autor en su camino a la madurez, utilizando el dibujo como medio para asimilar experiencias vividas. Por eso, cada una de sus obras tiene algo de narrativo, a medio camino entre una realidad pasado-presente-futuro con tintes oní­ricos de manera que, la nostalgia del pasado se entrecruza con los miedos y esperanzas del futuro.

En Mad is Mad presentó el proyecto ‘¿Alguna vez piensas en el futuro?’, compuesto por una serie de dibujos y objetos como únicas pistas reveladoras del estado emocional de los habitantes de un microuniverso cotidiano, cuya inspiración proviene del cine, las series de televisión, la música y la cultura pop, mezcladas con la angustia y ansiedad propia del existir contemporáneo. En sus hojas de libreta encontramos referencias, más o menos veladas, a bandas de música como Salem, Deerhunter y pioneros de la electrónica como Wendy Carlos, junto a personajes de series de culto (sometidos a una sesión terapéutica imaginaria) u objetos pertenecientes a un pasado distorsionado en sus recuerdos.

Además, está disponible la publicación autoeditada ‘Hotel Empire (o ya no significadas nada para mi)’, que compila los dibujos de la exposición homónima que Óscar Martí­n realizó el otoño pasado en Mad is Mad.

Palabras relacionadas: , , , , ,